martes, febrero 5

No me robes, dijo el trilero

Sábado pasado, 21:30 PM
Centro comercial Parque Principado, Siero (Asturias)

Nos acercamos con la sana intención de ir a un japonés y ver un film. Tras atravesar la puerta con detector de presencia, un aroma a mixtura de fritanga y colonia de garrafa nos recibe. Todo esto ante el grandioso fenómeno social de las colas aleatorias. Ya se sabe que la gente es curiosa hasta el extremo y que no duda en mear en un enchufe si está de moda o Enqrique Dans actualiza con este nuevo hobby su perfil.

Es el templo de las colas, y no precisamente por lo virtuoso de las mismas, como nos reveló hace poco un estudio. Hay colas para cosas sorprendentes; tenemos la cola de las cajas del Fnac para comprarse la edición en cartoné con letras en hilo de oro de lo último de Lucía Etxebarría, la cola para que te esquilen en la peluquería auto-humillante en la que te podan de cara al escaparate para que la gente te vea bien la cara gilipollas que te queda. O cómo olvidar la cola de las mozas que aprovechan las rebajas para buscar estilo y glamour en Bershka, Pimkie o Bloody Pussy.

Luego les entra la hambruna de toda la tarde mercando y necesitan apretarse algo. La oferta es abundante pero misteriosamente la gente hace cola en la pizzeria para comer en el pasillo por donde pasa todo el centro comercial (supongo que será para lucir cardao previo), en el restaurante americano (será para hablar del super-martes) o en el chigre del bufet libre de la fritanga (un todo lo que pueda comer por 15€, que tanto gusta al español medio, más por reto de tratar de hacerle al empresario poco rentable el negocio que por hambre o calidad de las viandas).

Nosotros fuimos a sacar entrada para el cine. Aquí la fila era generosa; una cola multi-thread con 5 subsegmentos. Yo hacía tiempo que no iba a un cine, y viendo las letanías que profesa la industria del cine me esperaba menos gente. Ahí parecía que lo regalaban; nos dimos cuenta que de regalado nada, que por menos de 2000 cucas de las de antes con descuento universitario incluido no entras.

Tras la cena y unos refrigerios enfocamos haca el cine a ver 'Los Crímenes de Oxford', la última del Alex de la Iglesia. Así resumida rápida es un episodio largo de Jessica Fletcher pero que sale Frodo haciendo de matemático. Con esa cara que tiene de haber llevado panaderas intensas en el instituto ahora te lo venden de gigoló (se lo hace con la Leonor Watling que es enfermera); esto lo aderezas con una trama de final inesperado que te tienen que explicar tres veces que no cuela y con rollo matemático que chirría a poco que sepas distinguir una resta de un boli BIC.

Vamos que un mojón. No soy de los que abogan por que si la película no resulta satisfactoria deberían reintegrarnos el monto de la entrada (aunque sería un detalle), pero lo que no pueden hacer es atracar a la gente que es lo que hacen. Yo recuerdo siendo un crío, que de vez en cuando podías ir al cine; no te digo que todas las semanas pero una vez cada tres semanas ibas. Ibas y te ponías ciego a chuches, pipas y todo lo que cayera.

Ahora eso es materialmente imposible. No se que paga se lleva un teenager de hoy pero dudo que saque como para aflojar 6 eyphos + 7 de refrescos y gandalla. Lo hablábamos el otro día porque los precios que tienen dentro del cine si no tuviéramos Euros, no tenían cojones de cobrártelos. A ver si por pedir una pisicola y 4 palomas te dicen con sus cojones que te quieren cobrar 1300 pesetas. Saltas y metes a la tapona en el acuario ese que tienen lleno palomitas y la afuegas dentro ovacionado por el resto de los asistentes.

Además, antes, cuando al cine ibas a tu ciudad y no tenías que ir a downtown en coche a un centro comercial, tenías la opción de aprovisionarte de chuches o lo que quiera que comieras en otros establecimientos, o incluso azorrar hasta el extremo y llevarlo de casa; pero ahora eso lo tienen bien medido y no hay más huevos que pasar por su chigre.

Te sientas en el cine y en vez de lo de Movie Record de toda la vida te sacan un vídeo de estos así tenebrosos de lo chungo que es la piratería. Te comparan con gente así con cara de síndrome de abstinencia que abre un Mercedes o con uno que roba bolsos en las colas de caja del Simago. Y todo esto después de haber aforado como un campeón.

Ya para rematar la película fue mala muy mala, con lo que te dan ganas de dejar de volver. Pero lo que ya me pone los cojones como sandías son las declaraciones de Julio Fernández, presidente de Filmax el otro día a la hora de recoger un Goya; ojito a la perla:

"Hay que combatir la piratería con la misma fuerza que la pederastia"

Te lo dice por supuesto un paisa que tiene una productora que factura sabe Dios cuanto. Te lo dice un que estuvo a a favor de la imposición del Canon de copia privada que te presupone que eres un bandido antes de que hagas nada; y el mismo que después estuvo a favor de quitar el derecho a copia privada, no vaya a ser que le pases una copia a tu vecino y éste deje de mercar un disco o de ir al cine.

Que huevos tienen estos mendas. Y éstos de las productoras que son los que doblan las películas y que traducen los títulos son la repolla. Que se te queje un tipo que luego traducen del inglés 'There will be blood', por 'Pozos de ambición'. ¿Y este dice que había que hacer un escarmiento? Ya te digo, te tenían que dejar las salas vacías y tuvieras que ponerte con una pala a trabajar. Que huevos madre.

No obstante Alá es misericordioso y hoy me he desayunado con el siguiente titular:

La Fiscalía pide seis años de cárcel para Julio Fernández por el desvío de 50 millones

Coño, coño, coño. Muy mal nun te iba, ¿eh Julín? De miagar por que estabas en la ruina y que tus hijos tienen hambre y frío a enfrentarte a pena de prisión que van de los 6 a 8 años la cosa cambia. A ver si contratas a los de Legálitas porque me parece que en vez de ir a Cayo Coco esta semana santa igual te buscan un duplex en Villabona.

Bueno, Julín; tu lo intentaste. Por un lado compararnos a la gente con delincuentes por pasarnos música como llevamos haciendo toda la vida y mientras tu jugando al Monopoly con les perres de los de la empresa. Agárrate que con esa melenuca y esa perilla vas a tener un montón de éxito intramuros, que es lo que se lleva ahora.

Como dice Peter Griffin, ¡Zas, en toda la boca!

7 comentarios:

fendro dijo...

juasjuasjuas, los cojones como sandíes xDDDDDD

Oie mecagondios, qué ye eso de "chuches"??? GOLOSINES joder

fendro dijo...

Oye caimán, nunca pensasti en mandar estos articulinos a dalgún periódicu? Igual saques pasta, dígotelo en serio, son buenos.

Merucu dijo...

Caro, caro; oye si eso muevemelo por Duro Felguera pa facer el boletín parroquial :P

fendro dijo...

juasjuasjuas xDDDD q t lo digo en serio joder, porque vamos, io viendo la puta mierda q escriben los editorialistas de la nueva españa, por exemplu, lo tuyo ye bastante meyor, lo q pasa q sin tacos va perder espresividá, claro ;-)

Tu fai lo q quieras, por probar nun pierdes ná, eso sí, date el pegote de escritor en ciernes i tal, i mete un par d llibros falsos de poesía nel currículum, q eso viende ;-)

fendro dijo...

De momentu yá te lo to moviendo nos foros de la nueva españa, que lo sepas ;-)

Sonríe, q sales na tele ;-)

Merucu dijo...

La mitad de lo que gane regálotelo; y la mitad de grouppies tamién. Y eso de que sin tacos piérdese expresividad... home, si, pero podemos usar formulas castizas y retruécanos de mucho humor hom :)

fendro dijo...

Dios, retruécanos! nun sólo pasesti per Segovia, Segovia pasó por ti!!! ;-) Pues yo que tu probaba eh? Nun ye coña. Quita los tacos y sigue faciendo crítica jocoso-social. Ye siguir faciendo lo que fais pero sacando-y un rendimientu. Home, tamién te falta lo primordial n'España, un contato, pero nun te lo vo dar too masticao... ;-)

Salú