martes, abril 10

Cuestión de proporciones

Estuve con Karakola de visita por Oviedo la semana pasada y de paso nos arrimamos a ver las obras del Palacio de Congresos que Santiago Calatrava está haciendo en el solar que antes ocupaba el estadio Carlos Tartiere de Oviedo.

Llegar al edificio es bastante fácil, porque no hay más que seguir las grúas, pero una vez que llegas a la manzana quedas con la boca abierta con la cosa blanca que aparece entre los antiguos edificios.


El edificio es una "U" elevada que rodea lo que es el auditorio. Y es esta "U" la que más llama la atención. Y no sólo por la altura (que supera con creces cualquier edificio de la zona), sino por la cercanía a las viviendas.

De hecho una de las torres de un lateral se encuentra a escasos metros del edificio, que aparte de crearle sombra, quedan lo suficientemente cerca como pa pasar una cesta con pastelinos pa la hora del café de las oficinas.

Y esto es lo que llama la atención; que un arquitecto e ingeniero civil como Santiago Calatrava no tenga el tacto suficiente como para adecuar su obra a la zona. Porque bonito es el montaje, pero para otro sitio; para un sitio que se le vea desde lejos, pero no para meterlo embutido en un barrio residencial. Una cosa es verlo en infografías...


Y otra muy distinta, es verlo rodeado de torres de caravista setentero, una iglesia y pisos por todos los lados, aderezados con farolas made in Gabino y quitando ese blanco refulgente al barrio...


Ahora se habla de una posible expropiación para tirar las casas más próximas para despejar la zona. Menuda solución; ¿no hubiera costado menos hacer el edificio a otra escala menos faraónica? Más que nada porque lo de las expropiaciones acaban como acaban. Porque seguramente al que vive en la torre esa no le van a dar otro piso en la zona. Lo mandarán a otro barrio...

Vamos, que si tanta gana tenía Gabino de poner dos Calatravas en Oviedo, podía por lo menos haber gastao perres en un metro y medir la parcela a ver si cabían ;)

Y eso que me encanta el edificio, pero todo sea por meter cizaña.

1 comentarios:

Sergio dijo...

Esa obra tuvo su polemica: Se vinieron abajo cuatro forjados y con los operarios trabajando. ¿A que eso no ha salido por ningún lado?......
Y el problema vino por el apuntalamiento de las losas inclinadas, no los dispusieron para aguantar los esfuerzos horizontales--> La componente de una cosa inclinada es una vertica y otra horizontal; si se apuntala con puntales sin arriostrarlos, los puntales se van..... y ocurre la catastrofe.