viernes, mayo 18

Segovia sitio distinto

Bueno, otra semanuca que se esfuma. ¿Cómo lo llevas? Porque no se que clima gastarás por ahí, pero por aquí, a los rigores de la facultad y las cansinas charlas cobre resinas se nos está empezando a juntar el calor.

Y con el calor, oleadas de madrileños y demás turistas ociosos por un paseo por la ciudad de la piedra. Aunque últimamente en clase nos intentan convencer que no toda la piedra que vemos es piedra, sino que hay casas con revocos imitando al granito. En fin; que te diga esto un tarao local vale, pero que encima sea la profesora de Construcción III la que quiera convencernos de que la Casa de los Picos está hecha de revocos...

El tema es que a poco que te documentas, te enteras que en el siglo XV, Pedro López de Ayala, conde de Fuensalida, fue el que encargó que la fachada de esta casa fuera cubierta con sillares de granito tallados con punta de diamante.

Que si quieres tampoco hace falta documentarse nada. Es ir arrimarse a un pico y poner la mano encima. Queda claro que hay arquitectos que son como una chaqueta de dos botones.

Sin salir de Segovia, acabamos de terminar la semana de títeres, Titirimundi. Hay que ver como una ciudad puede transformarse de una semana a otra de una ciudad de aparentar y que se te vea, misas y gente cansina a un burbujeo de gente de cientos de países y gente ávida de ver teatro. Pasamos de estar en un sitio aburrido a estar en Sodoma y Gomera.

Y hablando de ente aburrida, al loro con lo que encontro Chuchi en una página del ya desaparecido diario Noticias del Mundo:


Roberto, 44 años toda una vida por delante y pasa su vida coleccionando calostros y uñas. Asiduo de visionado de películas en el Canal + sin descodificar, y al lorito, lleva 11 años ahorrando para visitar Segovia.

A ver. Desconocemos si Roberto tiene algún trabajo que le aporte capital, pero viendo las tarifas de la Sepulvedana, realmente mucho capital no parece que maneje.

Por los datos que aporta la noticia, Roberto quiere venir a Segovia a conocer mujer y a por latas de conserva para su colección, ya que por lo visto hay ejemplares inéditos. De eso doy fe porque las anchoas del Eroski son únicas; de hecho parece el Avecrem marino. Algo así como un sucedáneo de gula de color rosa y con pelillos.

Total, que Roberto aspira a hombre más aburrido del mundo y lo intentan remarcar por el hecho de que quiere ir a visitar Segovia. Con todos los respetos, esto no es que sea la ciudad del desmadre, pero no me quiero ver yo en una tarde soleada de las Hurdes jugando al cinquillo con el tonto del pueblo y el Alcalde.

Ale, marcho a tomar cañitas y tapitas :P

2 comentarios:

Tondo Rotondo dijo...

11 años ahorrando: todo un crack´en estos tiempos de la mierda del euro que cada vez sirve para comprar menos cosas, menos servicios... más miséria.

Me ha recordado a palmiro capón, personaje de El Jueves que también colecciona uñas.

Anónimo dijo...

Hijo de puta hay que decirlo más.. http://www.youtube.com/watch?v=YycOiakbsus&eurl=http%3A%2F%2Fwww%2Eelchamizo%2Ecom%2F