martes, octubre 2

Enemigo a las puertas


(1) Charito, (Charitus-i), arrendataria Extremeña de cierto triplex en el edificio Taray (Segovia-sur-mer), que además de no declarar el piso, nos intentó chulear la fianza, el fontanero, muebles y además la muy guarra no limpia los pisos antes de volverlos a alquilar. Le encanta volver a contar los billetes una vez más, llevar a su madre para supervisar los cobros y a la que tuvimos que amenazar con el Fisco para que soltara la fianza.



De aquí a Lima, Charo.

4 comentarios:

Armando Bronca dijo...

Creo que esta entrada del diccionario tiene muchas más entradas, ya se sabe los buitres pueden recorrer mucha distancia en un día, por lo que pueden estar en cualquier ciudad.

Tondo Rotondo dijo...

A este paso el diccionari va a ser más inetresante que la prensa...

Saludos des de Tarragona... a ver cuándo escanciamos una sidrilla!

GMCA dijo...

Una patata-tortuga nace en la misma finca de la patata-perro gigante protagonista el año pasado
del récord Guiness.
Con el otoño vienen las castañas, las manzanas y desde el año pasado las patatas gigantes.

Una enorme patata-tortuga originaria de Allen del Hoyo, en Cantabria, pero cuyo propietario es
Francisco Javier Alonso, gerente del Bar Londres, de la calle Cuba 24, en el gijonés barrio de la
calzada, ha venido a recoger el testigo de “fenómeno de la naturaleza” que el año pasado ostentó
una patata-perro, protagonista de los Guinness, nacida en la misma finca.

La finca en cuestión, pertenece a una zona de Cantabria que posee la única denominación de origen
dedicada a las patatas en España, Baraca, a la que se le une la peculiar morfología de los tubérculos
que en ella nacen.

La cosecha de patatas de este año aún no ha sido totalmente recogida, por lo que se estima que
aparezca en cualquier momento otro especimen único digno de ser estudiado por los investigadores
de los fenómenos extraños.

En el bar donde se expone esta rotunda patata-tortuga, también pueden contemplarse otras
compañeras, que aún sin tener una forma animal determinada, destacan por su descomunal tamaño
y peso, pues cada una llega a tener casi los dos kilos.

Sin embargo, lo que más destaca es sin duda su sabor, por lo que la tortuga ya está condenada a su
fatal destino: ser una tortilla. Ya que como la temporada pasada, el propietario del bar ofrecerá este
manjar a todos los curiosos que se desplacen a ver estos raros ejemplares.

Para más información:
Bar Londres
Calle Cuba
33213 Gijón
Teléfono del propietario, Francisco Javier Alonso: 985314803
Teléfono de GMCA, Arantxa Uría: 646 685443 e-mail: gmcagroup@gmail.com

Anónimo dijo...

Resuelto el caso de las patatas-animal de cantabria : Patatas animalmórficas nacían en varias fincas cántabras sin encontrarse explicación.

Una patata-pene es el origen de los misteriosos cruces animal-tubérculo que tienen conmocionada a Cantabria desde hace un año

Francisco Javier Alonso, gerente del Bar Londres, de la calle Cuba 24, en el gijonés barrio de la Calzada, dió el primer aviso sobre los “fenómenos de la naturaleza” que estaban apareciendo en una finca de Allén del Hoyo, donde iba a proveerse de patatas para su local.

A inicios de este año, una patata con forma de perro causó conmoción, llegando a ser protagonista de los Records Guinness.Hace apenas unas semanas, otro tubérculo, más parecido a una tortuga que a un vegetal, salío de entre la tierra para sorpresa de quienes la recolectaban y poco después, Javier Alonso descubrió entre los sacos de patatas recogidos otra enorme patata con forma de ratón.

Un equipo de investigadores trasladados a la zona descubrió por casualidad el origen de tan misteriosos cruces entre animales y tubérculos. Parece ser que una patata-pene ataría al atención de cándidas hembras animales, tentadas ante la oportunidad de una buena comida. Tras seducirlas, éstas llevaban en su estómago una nueva generación de tubérculos y al liberar sus estómagos en el campo, plantaban la semilla de nuevas patatas descomunales herederas de la condición de tubérculos del padre y de la forma de la madre.

Aclarado el misterio, en esta ocasión esta patata no será convertida en tortilla, sino que se servirá acompañada de huevos con chorizo, por ser un menú más propio de su condición. El propietario del bar Londres ofrecerá este manjar a todos los curiosos que se pasen por su local, ahora bien, sin hacerse responsable de los efectos secundarios al comer este seductor especímen.

Para más información:
Teléfono del propietario, Francisco Javier Alonso: 985314803 o 647355619
Teléfono de GMCA, Arantxa Uría: 646 685443