viernes, abril 25

Limpiando cristales for dummies

En el momento que te independizas y dependiendo de tu nivel de higiene, orden y escrúpulos te marcas unos límites rebasados los cuales optas por limpiar. Si bien no existe un nivel unificado para todo el hogar, ya que hay ciertas partes de tu cubículo que exigen un mayor control debido a la posible proliferación de 'seres' en un principio microscópicos, pero que con tiempo y una conjunción de aportes calóricos y temperatura, acabarás por tener que retar a duelo con la escoba.

Pero ese no es el tema; la cosa va de cristales y de su limpieza. Los cristales de casa es una de las cosas que se suele limpiar nada más entrar a vivir. No voy a catalogar esta tarea entre las más tediosas o desagradables, ya que depende mucho del último reseteo de los mismos, por lo cual vamos a catalogarlos en un nivel medio (roña que sale frotando y que no da náusea retirarla en un principio).

Una vez pulidos y esmerilados miras orgulloso a través de ellos y tienes la falsa sensación que la calle esa de mierda donde habitas tiene un nuevo aura, más vica, mas humana. En el fondo no es otra cosa que la nitidez; ahora se ve.

Pero una vez limpios, los cristales de tu casa pasan al fondo de tu pila de tareas a realizar; y cuando digo al fondo digo abajo del todo, tan abajo que cuando llega el momento de limpiarlos sueles encontrar cualquier otra cosa que hacer para volver a demorarlo, como por ejemplo una revisión genital con medición y/o pesaje.

Al final un día cuando oyes en el Telediario que la primavera está por todas partes y que hay sol a rabiar y tú te preguntas por qué vives en el mundo neblinoso, abres la cortina y ves los efectos de la lluvia radioactiva adheridas a tus ventanas.

Y aquí es donde yo quería llegar, a ese momento en el que tienes la ventana que casi sale más rentable tirarla que limpiarla y te dispones a dejarla como el puto jaspe, hazme el favor de NO hacer esto:



Porque vamos, existiendo el aparato ese de la feria de Muestras para limpiar los cristales con imanes no merece la pena jugarse la vida. ¿Qué tienes las ventanas hechas un asco? ¿Qué las vecinas no te miran cuando pasan con la compra? Voy dicite una cosa, no te engañes: limpiando tampoco, gallu.

4 comentarios:

Rebeser dijo...

El que se equivoca eres TU¡¡¡ porque no tod@s somos tan warros y seguros como el autor del post. Es por ello que preferimos hacernos notar por lo limpios que somos :D.

Merucu dijo...

¿Guarro y seguro? Parece el slogan de una marca de tampones. No obstante ya dejé claro que cada uno tiene su umbral de la limpieza y queda claro, rebeser, que el tuyo es cuando menos admirable.

Debe dar gusto asomarse a fisgar lo que hace la del tercero del bloque de enfrente, porque desde mi casa no puedo más que intuir si están en casa.

fendro dijo...

http://www.ecoperiodico.com/noticias/20080512/nanotecnologia-ecologica-para-limpiar-cristales

Otra opción, nada desdeñable xD

LImpieza de cristales dijo...

hay una forma mas facil de hacerlo
contrata a http://www.limpiarcristales.com