domingo, febrero 25

El malo de los Cazafantasmas

El martes pasado fue martes de carnaval. Otro rollo es que pudieras salir a celebrarlo dependiendo del santoral de tu comarca, si adopta al carnaval como fiesta oficial (que en mi caso no es el caso). Aquí en Segovia lo del carnaval no es festivo pero paradójicamente el ayuntamiento organiza verbena en una carpa. En fin, eso es otra historia.

A lo que vamos, al final salimos sin disfraz a tomar unas cañas y dimos con un reducto de gente que se había apañao el disfraz. Y es que vimos de todo. Vimos a un Chaplin con mala pinta, porque era quitarse el bombín y parecerse a Hitler; también andaba por ahí Napoleón y no veas que mal cuerpo se nos quedaba cuando vimos que se ponía a hablar con Hitler.

También vimos al príncipe de Beckelar (el de las galletas Lú). Joder que arte gasta el príncipe; que prosa, que rima consonante. Teníais que verle como gastaba pista y como camelaba a un grupo de enfermeras de House. Cómo olvidar al fantasma entre los fantasmas, Bitelchus, que estaba bebiendo con el pueblo llano junto con un canguro (que parecía un oso con cola larga).

Los que más miedo daban no eran los de careta de latex con forma de sidoso, no. Los que más miedo dan son los sátiros. Estos que van con máscaras de estas como las de Venecia; siempre hay un par de ellos oteando por los locales a ver cuando empieza la orgía. Además son estáticos los cabrones, porque si los vieras mover el culo con la música pues tampoco llamaban tanto la atención. Pero no, se mueven a cámara lenta y no hablan nada. Ojito con estos viciosos sátiros, que salen una vez al año pero hacen mucho daño.

Pero lo que nos llegó al alma es que vimos a uno disfrado del mosntruo de merengue del final de la película de Cazafantasmas. Sisisi, cuando no pueden pensar en nada y uno piensa en cuando era peque y en merengues y les sale un Stay Puff (que así se llama el engendro) y empieza a tirar tabiques por Nueva York.


Total que me arrimé al chaval y le dije, "Jo, está lograo lo de malo de Cazafantasmas". Bueno, ni lo imaginais; no sabía la existencia de tal film. Según él y tras lanzarme una lividinosa a la par que acojonante mirada con una piruleta XXL en la boca me dice, "Yo lo que voy es de niño MUY MUY MALO". Tras despedirme poco efusivamente volví a mis quehaceres.

Esto me lleva a una reflexión. Qué pasa con la gente; no me puedo creer que alguien no sepa que Bill Murray era un Cazafantasmas y que se trabajaba a la Sigurney Weaver. Voy más allá ¿Quién de género masculino no se disfrazó (o por lo menos quiso) alguna vez de cazafantasma? Mecagondiox, que lo tenían todo. Éxito con las mozas (siendo unos frikazos del 15), armas acojonantes y un Cadillac lleno de luces.

Yo no entiendo que espera Polanco para hacer de servicio público y programar todas las navidades una suerte de clásicos para que la muchachada de hoy sepa de donde vienen las cosas. Porque vamos, ahora que el Iker Jiménez anda cazando al chupachota en su programa, que menos que programar un Ghostbuster o un Bitelchús o unos Gremblins.

Que esas películas tienen mensaje. te enseñan a ser responsable. A no dar de comer al perro chuches después de las 12 y que bañarse en exceso puede provocarte reproducciones expontáneas.

Bueno que me disperso. Que por lo visto van a sacar la tercera parte de los cazafantasmas en el 2008, pero sin Bill Murray. Total que apunta a mojón de kilate, porque sin Bill esas películas no serían lo mismo. Van a meter a Ben Stiller, pero no va a ser lo mismo. Así que te voy a dejar con un video que te catapultará de golpe a la época en la que el cine se pagaba con monedas brillantes de 100 pesetas, que tarareabas lo de MOOOOO-VIII-RECORD ¡chiu-chiu! en condiciones y no en la versión cutrona de ahora:



Si es que es un clásico como los que programaba Garci ;)

1 comentarios:

Tatenen dijo...

He encontrado esta página de casualidad... y cuál ha sido mi sorpresa al ver que vi a uno de los de la foto de los "sátiros" el año pasado en el carnaval de Venecia. Qué pequeño es el mundo!
Un saludo.