miércoles, junio 20

El Tetris

Volvamos a por un momento a la década de los 80; ésa que tanto daño hizo y de la que me río yo de los que se sienten orgullosos de haberla vivido como nos venden ahora en los anuncios de la tele.

Igual merece un post entero para desgranarla en su complexión, pero ahora mismo no vamos a entrar en terrenos tan farragosos. Lo que vamos a comentar ahora es la historia de un videojuego que cambió la historia de los mismos: El Тетрис:


powered by ODEO

Te acordarás, fue la máquina que democratizó el mundo de los videojuegos; y no porque pasara a valer menos de cinco duros, no; la cosa es que ELLAS también jugaban. Acojonante. Hasta ese día y desde la desaparición del comecocos en las noches oscuras de los 70, el mundo de la "sala", era coto masculino.

Esas tardes que te metíes en la sala y veías a los ases como con cinco duros pasaben la tarde entera fundiendo aviones en el 1942, perdiendo la armadura y quedando en boles en el Ghosts and Goblins...



Pero ahí no había muyeres. También es verdad que la decoración solía ser poco agraciada; nada de luz indirecta. Unos fluorescentes, una moqueta de plástico con circulos salientes como piezas de lego, olor a sobaca mora y esa zona trasera con el chapolo y los futbolines donde paraba lo más selecto del downtown local.

Pero entonces en 1985 Alexey Pazhitnov se saca de la manga el Tetris. De mecánica sencilla y música pegadiza (que temazos sonaban, oiga), no tarda en entrar por todos los rincones de la provincia.



Y de buenas a primeras lo ves en el bar de moda. Y ahí tienes a las zagalas bebiendo la pisicola con pajita y dándole a las piezas. Como para no engancharse; ellas que son más ávidas para distinguir colores y formas pronto se hicieron dueñas de la máquina.

A nosotros mucho mucho no nos iba, pero por verlas jugar y frotanos un poco contra ellas en el fragor del juego, valíanos cualquier cosa; luego llegaría el Pang, que también triunfó entre el mercado femenino, pero ya no era lo mismo.

Cómo olvidar la temática; al principio colocábaslo todo muy ordenao; como en la habitación de tu casa. Dábate tiempo de vacilar, mirar patrás a ver si te miraba alguien y tal; eso si, na más que metías una pieza curcia, empezaba el estress. Ya no te quedaba bien colocao y la música aceleraba.



Ya ibas colocándolo todo de cualquier manera y al final a tomar polculo. Y ya no te digo nada a dobles, cuando hacías una línea y pasabai al de al lao por la parte de abajo.

Pues todo esto de hablar del Tetris hoy viene a cuento de un video que me llegó hoy al correo, sobre una mezcla del Grand-Prix, con los juegos europeos aquellos por equipos y el Tetris, todo ello como no en el lejano oriente:



Gracies, lhikar ;)

5 comentarios:

iGnacio dijo...

Joder!!! Tu descripción de las salas de juegos me traen unos recuerdos a las míticas de Gijón... Gichos, Begoña...¡¡¡DIOSOOOSSSS!!!¡¡¡QUÉ RECUERDOS!!!!

esi mesmu dijo...

emocionáu me haio, hoyga.

Currymaedchen dijo...

yo quiero ir a concursar ahi, mola muchisimo.... y por cierto que me dices del juego ese de ir conduciendo un descapotable rojo y del street figther...que yo jugaba a esos tambiem y zoy mujé

fendro dijo...

joer, nun conocéis el MAME? son 500 o 600 megas de los gichomáticos d siempre: kung fu master, 1942, la rana que cruza la carretera, ... desde los primeros que salieron a finales de los setenta hasta los d finales d los ochenta, toos disponibles en el ordenata d casina. Por ciertu, alguien sabe el trucu pa ganar al últimu enemigu del kung fu master?

Merucu dijo...

Ignacio: y pensar que en la sala de Begoña ahora venden pret-a-porter...

Curry: El del coche rojo era el Out-Run, que iba con una rubiaza al lao y tenia una palanca de cambios con dos marchas... sisisi :)

Fendro: Hay en el emule un fichero de 12 gigas creo con TODO lo que salió en máquina. Con decite que hay un juego de mus argentino...

Ah, y tirando de Google topé como matar al últimu del Kung-Fu Master, mítico entre lo mítico:

"To beat the final boss easily, simply crouch and keep using low kicks. Thanks to a flaw in his programming, the boss will keep stepping in this attack until he dies"

Ya me dirás.