domingo, enero 22

Se admiten apuestas

Con motivo de las navidades, y un amistoso juego del pictionari en familia, se produjo en mi casa una entrañable apuesta entre mi padre y yo.

La apuesta, fue ganada por servidora, así que os presento a Tenacitas, un centollín de 2 kilos 300 gramos, mi premio.


A continuación podemos ver a Tenacitas, escarmentando a unos gringos payasos. Si es que mi Tenacitas, bien vale un imperio. Le voy a poner un lazo y nos iremos a ver mundo. Saluda a estos señores, Tenacitas.



En vista del exitoso resultado de mis incursiones en el juego, dicho queda.

SE ADMITEN APUESTAS, BEIBIS.

5 comentarios:

beachines dijo...

No es la primera vez que Karakola intenta adoptar un alimento, hace algunos años se paseaba con un croissant en el hombro, al que, por supuesto, también le puso un nombre ridículo, que, ¡canastos! no recuerdo, e intentaba hacerle creer a todo el mundo que se trataba de un loro.
Para el que me pida pruebas de dicho testimonio, le diré que no tengo, pero, claro, no hay más que ir hacia atrás y volver a observar la entrañable foto de Karakola con su nuevo amigo Tenacitas... y las dudas se disipan, en fin..........
Beachines

karakola dijo...

Por supuesto que Uilbur era un loro!!!!
Lo que pasa es que sufrió un accidente al poco de conocernos, y no pudiste intimar más con el.
De haberlo hecho habrías podido constatar que era un loro ejemplar, y muy cariñoso a más inri.


Uilburrrrrr te llevamos en nuestros corazones!!!!!

Merucu dijo...

Loros croissant? Nomos y mesas de billar?

Excentricidades aparte queda claro que la reina del fotomontaje es la nena. En la foto del astronauta con tenacitas realmente da miedo.

Fonedo dijo...

Propongo un modesto tributo a tenacitas ya que supongo que se encontró un poco desubicado con karakola.

Por cierto: cuál fué el desenlace de esta tierna historia de amor imposible que sin duda es digna sucesora de apasionadas, míticas y mediáticas historias como las de King kong, La Bestia... Y ahora tenacitas: Me atrevo a decir que una historia de amor auténtica dónde las haya :-)

karakola dijo...

Lo siento chicos, no hay mucho que contar. Un fatídico día se preparó un baño y el agua estaba demasiado caliente. Snif, snif.


Tenacitas vuelveeee!