lunes, octubre 17

Microbiografías: Viyi

En esta página últimamente cada vez se vierten más comentarios por parte de nuestros colaboradores y uno de ellos es Viyi, afamado dealer del sector servicios.

Pero es posible que los lectores más jóvenes no conozcan los orígenes de este asturiano de pro.
Viyi descubre su interés por la cultura y el folklore el mismo día que se aprieta una caja de sidra con unos simpáticos lugareños a la tierna edad de 13 años.
Pero ya se sabe que a ojos conservadores unn visionario de este calibre no pasaría más que por un pandillero juvenil con poco/nulo futuro. Nuestro protagonista no se dejó amedrentar y tras abandonar un instituto secular ingresa en la escuela pública donde empieza a tomar el pulso añ vulgo; ahí tomará conciencia de clase y los sucesos se precipitarán.

Viyi quiere emular a los Madelman con los que creció y monta una empresa de búsqueda de pecios en el Musel. Él defendía la existencia de varios buques hundidos de la guerra del 14 cargados de oro. Tras pasar años sacando algas del fondo del litoral asturiano la empresa cierra y nuestro protagonista decide probar suerte en el sector servicios.
Grandes multinacionales acojen a Viyi con los brazos abiertos, pero sus ya incipientes problemas con la bebida y un defecto congénito de desorientación, hacen de Viyi un empleado poco productivo con lo que la sociedad le empuja al autoempleo.
Es ahí donde Viyi gracias a un negocio de compra-venta cara al público y acompañado por una perra, una guitarra y el IRC descubre nuevos horizontes. Gracias a las venajas de la red conocerá a un incipiente director de cine que le propone interpretar a un gaitero del FBI (al final los contínuos retrasos de grabación posponen el rodaje hasta el día de hoy), conoce también a otro futuro personaje que será biografiado aquí, Porru. También conocera a lo más freak de la noche gijonesa que pulula por la red; en definitiva el s.XXI entra aportando aire fresco a la vida de nuestro personaje.


Tras intentar realizar un negocio de marketing agresivo con un ex-director de cine y un piloto de F1 de salón, el negocio fracasa al poco de iniciarse y Viyi cansado del autoempleo se deja llevar por los cantos de sirena que llaman desde el centro de Asturias.

La obra publicada por Viyi es extensa; abarca desde el conocido "El rey Pelayo y su chalet en Conforcos" de sátira social o el premiado "Que risa me da Hacienda" libro de autoayuda para evitar las molestias del fisco.
En novela tiene publicado 4 volúmenes de "Gárgaras de Cointreau", novela negra que narra las historias de un detective por las carreteras asturianas que está teniendo una buena acogida por parte del público y de la que se habla como futuro film en Hollywood.
Pero es en ensayo donde da a rienda suelta su portento cerebral ayudado por su fiel pareja, donde concentra años de estudio sobre el medioevo. Escritos como "El placer cortesano" o el libro de consulta básico "El cuerno del tabernero" se apilan en las mejore bibliotecas del pais.

Como gran bohemio se le puede ver en el Vincer, cerveceria coloquio donde se le puede ver disertando tanto de crítica social, como de carreras de móviles.

Esperemos que los que ya conocían de la vida y obra de este hombre no hayan bostezado al leer sus vivencias y que los que no conocían su obra, se acerquen a ella sin temor.

2 comentarios:

El porru dijo...

habra que dir afilando la navaya pa capar a algunu

karakola dijo...

xDDDDDDDDD

Tamos como cencerres