lunes, octubre 17

Viyi te enseña: La justa medieval

Como pudiste leer (si quisiste) en una historia anterior, Viyi nos contaba indignado sus experiencias con la restauración en Tenerife, plazas hoteleras y los "todo lo qu epueda comer por" de la isla. Por petición popular y a sabiendas de los amplios conocimientos de Viyi sobre historia medieval asistió de incógnito a los fastos de una sociedad secreta isleña masónica, cuyo acto principal consiste en una justa medieval. Sin más dilación os dejo con el estremecedor relato de nuestro sabio de cabezera:

Pues...niñas y niños, atendiendo la petición del master del Universu, voy hablabos de la aventura épica jamás contá en tiempu real. Porru, de verdad, dexa los xuegos d'estratexia. Déxalos; vivelo real.Castillu San Miguel.Vos cuento:

Baxes del to caballu de fierru,marca RENAULT (y nun ye el del guaje esti de la fórmula 1 eh?) y ya te tan esperando a la puerta el castillu, mal encaraos ellos, montaos en caballu, engalanaos como diciéndote: "prepára que vamos date lo tuyo rey"
Acojona tovia más, cuando entrente pa dientro el castillu y te recibe el Rey... Ahhhmigu, entos ya ye cuando te das cuenta que tas metiu nun follón de tres pares de cojones. ¿Por qué? Coño si yo una vez foi a poner una denuncia a la comisaria y tarde 20 menutos en topar a un guardia, si aqui ya te sal el Rey directamente... ya me contareis; sigo.
Aposiéntente en bancos, dante un petu dun color, el del to caballeru (toconos amariellu) y segun te sienten salen a saludate tos los caballeros de la rexión montaos a caballu, engalanos hasta los ojos y con una música atronaora que te fae metete en ambiente. Ya tas mediu asalvajau. Pero lo meyor bien cuando el camareru te planta un pollu enteru nun platu fierru, con una papa asina de grande, cocía, arrugá y ensin pelar y ala rey echai mano.Escena: Blanquina glayando como una lloca porque el caballeru negru la taba mirando de mediu llau como diciendoi "al amariellu me lu como" yo, muslu pollu en altu, amenazante, cagándome en su puta madre, cola boca llena comida y cola otra mano empinaba un vasu de fierro con vino malos onde los haya.
En definitives cuentes, el xuiciu de Dios funciona y puso al Shumaker de la edad media en so sitiu, quier decir, al caballeru negru que despues de entablar batalla con 4 dellos, topose col nuestru que taba frescu y lu puso de vuelta y media en dos rabiones de beyon de na que i metio con la espada en toul cielu la boca. Sangrando y agoteu, quedó tirau en suelu, pidiendo clemencia; y niñas y niños, ahí es donde empieza el nuestru trabayu. ¿CLEMENCIA? "MATA A ESI HIJOPUTA QUE TOVIA SE LEVANTA Y TE REMATA EL A TI"...pallabres textuales.

Buenu pues al final, nun morre naide, porque salen tos vistios y montaos en caballu, eso sí, entafarraos de sangre, sudor y llágrimes, pero tos amigos. Ala a seguir bien.